Combatiendo el sarro

Valora este artículo
(1 Voto)

El cepillado de los dientes de tu mascota es necesario, al igual que en humanos, pues sobre las piezas dentales de los perros y gatos también se forma placa bacteriana, la cual es un biofilm o película pegajosa de color amarillento que se adhiere al esmalte de los dientes y se va depositando en forma de capas superpuestas que están formadas principalmente de bacterias, aunque también, de células descamadas, leucocitos, sales minerales, restos de alimentos y de productos de la actividad bacteriana que producen hidrólisis de proteínas y aminoácidos. Ésta placa es la responsable del inicio de un proceso inflamatorio que termina con una afección que se conoce como enfermedad periodontal.

La enfermedad periodontal es la afección que más frecuentemente afecta la boca de los perros y gatos. La gingivitis y la periodontitis son las formas activas de la enfermedad. Contrario a los humanos, las caries no son muy frecuentes en los perros y gatos, ya que la composición química sus salivas, no favorecen el desarrollo de bacterias cariogénicas, además la dieta de éstos animales no se caracteriza por ser rica en carbohidratos y los alimentos concentrados producen un efecto levemente abrasivo sobre los dientes que favorece su limpieza.

Hoy en día en todos los perros de más de 4 años de edad, se observa el padecimiento de algún grado de la enfermedad periodontal en una o más piezas dentales y la mayoría de los propietarios no son consientes de ello . El mal aliento o halitosis es el signo más común que alerta del problema y es producido por la muerte y desintegración de los tejidos (necrosis) y por la fermentación bacteriana. Sin embargo, existen otros problemas bucales que pueden causar halitosis, como lo son: la muda de dientes deciduos, heridas, tumores, y hasta problemas no bucales como estomacales y respiratorios. Los perros rara vez muestran signos de dolor debido a enfermedad periodontal, incluso cuando hay pérdida de varios dientes que puedan causar sensibilidad; los gatos parecen tener mayor sensibilidad en las encías y dientes por la exposición del cemento y la dentina. En ambas especies, se puede ulcerar la mucosa bucal, o la lengua por el contacto con las áreas comprometidas con la enfermedad periodontal.

Entre las medidas que tenemos para prevenir y tratar la enfermedad periodontal están:

A) Las medidas practicadas por el propietario: Alimentación a base exclusivamente de alimentos concentrados, cepillado frecuente con productos de limpieza dental (cremas y soluciones antisépticas), utilización de juguetes y galletas antisarro.

Con respecto al cepillado lo ideal es que fuera diariamente; sobre todo en perros de razas pequeñas donde los problemas dentales aparecen más precozmente que en las grandes; pero a veces no podemos cumplirlo. Sin embargo, para que la placa bacteriana se estabilice y permita iniciar el proceso inflamatorio, se necesita de un período de al menos 24 a 48 horas, entonces el cepillado 3 a 4 veces a la semana es suficiente para mantener en buen estado la boca de nuestras mascotas. Las cremas dentales destinadas al cuidado bucal de perros y gatos están formuladas especialmente para ellos, nunca debe usarse las de uso humano, ya que las mascotas se van a tragar gran parte de la espuma resultante de la limpieza y el producto para humanos no esta diseñado para ser tragado, por lo que pudiera producirles gastritis. Entre las cremas usadas en mascotas están las enzimáticas, que aceleran las reacciones químicas que ayudan a mantener la higiene bucal. También dichas cremas pueden tener sabor y olor atractivo para ellos, tales como el de mantequilla de maní, lo que hace más placentero el procedimiento del cepillado dental.

B) Las medidas practicadas por el veterinario: Principalmente constituidas por el tratamiento periodontal, que es aconsejable realizar anualmente. Se necesita de preparación previa con antibioterapia, evaluación preoperatoria y anestesia general. Con éste tratamiento se limpian y pulen los dientes, se desbrida el tejido necrótico y se extraen las piezas dentales en mal estado. La limpieza puede hacerse manualmente o con un aparato de ultrasonido, que elimina el sarro dental acumulado mediante una vibración de alta frecuencia ultrasónica que produce el desprendimiento del sarro pegado al diente, al contacto con la punta limpiadora, eliminando manchas superficiales en el esmalte y desinflamado de las encías congestionados y sangrantes, devolviéndoles la salud.

RECUERDE: Al no haber limpieza dental la placa bacteriana va colonizando las piezas dentales y poco a poco se va formando el sarro para posteriormente dar paso a todo el proceso inflamatorio que llevará a instaurar la enfermedad periodontal con formación de abscesos y hasta caídas de piezas dentales, comprometiendo la integridad y funcionamiento del aparato masticatorio. Además, la infección no solo se limita a la cavidad bucal; sino que las bacterias pueden penetrar al torrente circulatorio y comprometer el funcionamiento de órganos a distancia, principalmente riñones y corazón.

No permita que su mascota llegue a éste punto Ud. y su veterinario pueden hacer que goce de un buen estado de salud.

M.V. Oswaldo Santos.
Veterinarios Santos Benain & Asociados.

Visto 2590 veces

Ultimas revistas

Afiches para descarga

En Línea

Tenemos 43 visitantes y ningun miembro en Línea

Descarga Gratis

Manual de Primeros Auxilios para Mascotas

Suscríbete al Boletín

¿Quieres estar al día?

* Requerido
 

Lo más reciente

Lo más leído

Twitter

Nuestro Facebook