Los perros y los cohetes

Valora este artículo
(1 Voto)

Se acercan las fiestas decembrinas y con ellas los cohetes y por supuesto el temor de nuestras mascotas puede llegar a niveles sorprendentes.

¿Por qué se asustan los perros?, En principio tiene que ver con el instinto y la respuesta natural de protegerse de rayos y truenos, que los hace buscar un sitio seguro donde guarecerse hasta que pase el peligro. Muchos perros buscan sitios oscuros como debajo de una cama o una mesa para esconderse, otros pueden salir corriendo con la intención de escapar de “ese peligro”, convirtiéndo la huida en un peligro real, pues pueden perderse o ser atropellados en la calle.

No todos los perros son iguales, ni todos responden igual al problema. Algunos estudios han clasificado a los perros en 5 grupos de acuerdo a sus reacciones:

Perros y cohetesPrimer Grupo: perros que tienen miedo a las tormentas, sobre todo a las eléctricas. Muchas veces son capaces de predecir una tormenta, antes que ocurra. Son un grupo de riesgo importante para tenerle miedo a los cohetes y a los tiros, con el tiempo van afirmando este reflejo condicionado.

Segundo Grupo: perros con hipersensibilidad a estímulos externos. Son los que estornudan ante cualquier olor fuerte, o aúllan cuando escuchan una sirena, una nota musical aguda, una voz aguda, etc. Esta hipersensibilidad puede manifestarse con respecto a los cohetes de distinta manera, produciendo un bloqueo que se expresa con miedo, terror, fobia, deseo de esconderse, deseo de escaparse, etc., o puede producir una reacción nerviosa agresiva: ladrido, pelea, indignación, deseo de morder, etc.

Tercer Grupo: son los perros que han fijado en sus mentes un reflejo condicionado por una mala experiencia. Algún tipo de accidente, traumatismos o que se extraviaron durante una tormenta o para las fiestas de fin de año.

Cuarto Grupo: son los llamados “perros supermimados”. En realidad son los dueños los que provocan el problema, al acariciar, besar y apretujar al perro asustado mientras le dicen: ¡Pobrecito! ¡Mi bebe! Y el pobre lo único que percibe, es que cuanto más tiembla, más lo miman, y por eso se reafirma su conducta.

Quinto Grupo: En este grupo están los nerviosos e hiperquinéticos. Es parecido al grupo dos pero no tienen hipersensibilidad sino que son perros por naturaleza nerviosos o demasiado hiperactivos.

¿Perros y cohetesQué hacer?

Aunque hay perros que toleran la situación mejor que otros, estos consejos pueden ayudar a nuestra mascota disminuyendo la dosis de ansiedad y angustia:

• Si es posible, mantenga a su perro en un lugar tranquilo y protegido (como una habitación con ventanas cerradas o un sótano). Es conveniente dejarle su juguete preferido o algo para morder, además de agua.

• Los perros pueden llegar a ser destructivos cuando están asustados por los ruidos fuertes, incluso llegan a quitarse la correa y pueden morder. No deje a su mascota sola en casa si puede evitarlo.

• No deje a su mascota afuera sin atención, un perro aterrorizado puede saltar cercas o enredarse en sus correas, a veces hasta el punto de estrangulación.

• Es importante colocarle al perro una placa de identificación con el teléfono de su casa a fin de que pueda ser identificado y devuelto en caso de que se escape.

• Cuando la mascota se ponga nerviosa por el ruido de los fuegos artificiales, no debe acariciarla para que se tranquilice, ya que estaría reforzando su actitud de angustia y miedo. En ese momento es necesario guardar la calma y actuar con normalidad, para que eventualmente entienda que el ruido fuerte de los fuegos artificiales no es una amenaza para su integridad.

• Existen en el mercado diferentes medicinas que le pueden ayudar a tranquilizar a su mascota, aliviándole la ansiedad. Hable con su médico veterinario sobre cuál le conviene.

Hay un tratamiento a largo plazo con el cual podemos entrenar a nuestros perros desde pequeños para que no sientan miedo de los cohetes cuando crezcan. También puede ser aplicado en perros adultos, pero es más difícil obtener resultados definitivos, muchas veces se disminuye la respuesta de temor pero no se elimina completamente, se necesita constancia.

Perros y cohetes

La ideas es acostumbrar al animal mediante la reproducción de ruidos similares, bien sean reales o a través de un equipo de audio y establecer un refuerzo positivo cada vez que los escuche. Sin acariciar al perro, manteniendo una completa calma darle una golosina cada vez que se produce el sonido, o jugar con su juguete preferido mientras se producen los sonidos, a la larga el perro termina asociando el ruido con algo agradable y no desagradable, perdiendo el miedo. Requiere mucha persistencia y paciencia.

Recuerde que hasta un perro que normalmente sea tranquilo y obediente se puede asustar por el gran ruido que provocan los fuegos artificiales.

Siempre puede consultar a un entrenador que lo aconseje y a su médico veterinario y nunca, nunca, bajo ninguna circunstancia medique al perro sin consultar. No lo deje para última hora, a que llegue el 24 y el 31 de diciembre, planifique ahora y felices fiestas.

Fuente: igualdadanimal.org sobreperros.com
Visto 6740 veces

Ultimas revistas

Afiches para descarga

En Línea

Tenemos 43 visitantes y ningun miembro en Línea

Descarga Gratis

Manual de Primeros Auxilios para Mascotas

Suscríbete al Boletín

¿Quieres estar al día?

* Requerido
 

Lo más reciente

Lo más leído

Twitter

Nuestro Facebook